Gothic

Foro Góthic
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» ¿Que estas escuchando?
Miér Ene 14, 2009 7:51 pm por ladyXshadow

» Hard fetish night - Fiesta
Mar Ene 13, 2009 5:16 pm por Darkness

» Juegos para PS2
Mar Ene 13, 2009 5:15 pm por Darkness

» Juegos OnLine
Mar Ene 13, 2009 5:14 pm por Darkness

» Sigue la historia =D
Mar Ene 13, 2009 5:13 pm por Darkness

» ¿Que grupos escuchas??
Mar Ene 13, 2009 5:11 pm por Lady Maniacal

» ¿Que opinan tus padres de la musica que escuchas??
Mar Ene 13, 2009 5:03 pm por Lady Maniacal

» Inicio del Movimiento
Mar Ene 13, 2009 5:02 pm por Lady Maniacal

» Letras de Canciones
Mar Ene 13, 2009 5:00 pm por Lady Maniacal

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Foro
Compañeros
Crear foro

Comparte | 
 

 Relatos de Vampiros

Ir abajo 
AutorMensaje
Matthew
Gran Inquisidor
avatar

Cantidad de envíos : 16

MensajeTema: Relatos de Vampiros   Miér Jul 23, 2008 7:50 pm

Yap, este espacio es para poner relatos de tematica Vampirica, ya sea sacados de alguna pagina o foro (si es asi poner el link de la pág. o el autor) o creados por ustedes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Mirloth Di´Fatus
humano
avatar

Cantidad de envíos : 7

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Mar Ago 05, 2008 5:23 pm

La Alcoba del Edén.Eden Bower, Dante Gabriel Rossetti.

Era Lilith la esposa de Adán
(la Alcoba del Edén está en flor)
ni una gota de sangre en sus venas era humana,
pero ella era como una suave y dulce mujer.

It was Lilith the wife of Adam
(Eden Bower´s in flower)
Not a drop of her blood was human,
but she was made like a soft sweet woman.

Lilith estaba en los confines del Paraíso;
(y ¡Oh, la alcoba de la hora!)
Ella fue la primera desde allí conducida,
con Ella estaba el infierno y con Eva el cielo.

Lilith stood on the skirts of Eden;
(And ¡Oh, the Bower of the hour!)
She was the first that thence was driven,
with her was hell and with Eve was heaven.

Al oído de la serpiente dijo Lilith:
(la Alcoba del Edén está en flor)
A tí acudo cuando lo demás ha pasado;
yo era una serpiente cuando tú eras mi amante.

In the ear of the snake said Lilith:
(Eden bower´s in flower)
To thee I come when the rest is over;
a snake was I when thou wast my lover.

Yo era la serpiente más hermosa del Edén;
(Y, ¡Oh, la alcoba y la hora!)
Por voluntad de la Tierra, nuevo rostro y forma,
me hicieron esposa de la nueva criatura terrenal.

I was the fairest snake in Eden;
(And ¡Oh, the Bower and the hour!)
By the earth´s will, new form and feature,
made me a wife for the earth´s new creature.

Tómame, ya que vengo de Adán:
(la Alcoba del Edén está en flor)
Una vez más mi amor te subyugará,
lo pasado es pasado, y yo acudo a tí.

Take me thou as I come from Adam:
(Eden bower´s in flower)
Once again shall my love subdue thee,
the past is past, and I come to thee.

Oh, pero Adán era vasallo de Lilith!
(Y, ¡Oh, la Alcoba de la hora!)
Todas las hebras de mi cabello son doradas,
y en esa red fue atrapado su corazón.

Oh, but Adam was thrall to Lilith!
(And, Oh, the Bower and the hour!)
All the threads oh my hair are gold,
and there in a net his heart was holden.

Oh, y Lilith fue la reina de Adan!
(la Alcoba del Edén está en flor)
Día y noche siempre unidos,
mi aliento sacudía su alma como a una pluma.

Oh, and Lilith was queen of Adam!
(Eden Bower´s in flower)
All the day and the night together,
mi breath coul shake his soul like a feather.

Cuántas alegrías tuvieron Adan y Lilith!
(Y, ¡Oh, la Alcoba de la hora!)
Dulces íntimos anillos del abrazo de serpiente,
al yacer dos corazones que suspiran y anhelan.

What great joys had Adam and Lilith!
(And, ¡Oh, the Bower and the hour!)
Sweet close rings of the serpent´s twining,
as heart in heart lay sighing and pining.

Qué niños resplandecientes tuvieron Adan y Lilith;
(la Alcoba del Edén está en flor)
Formas que se enroscaban en los bosques y las aguas,
hijos relucientes y radiantes hijas.


What bright babes had Adam and Lilith;
(Eden Bower´s in flower)
Shapes that coiled in the woods and waters,
glittering sons and radiant daughters.

Dante Gabriel Rossetti.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Teo
Gran Inquisidor
avatar

Cantidad de envíos : 59
Nombre : Claudia

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Jue Sep 04, 2008 2:52 am

O_O

que lindo, me lo robe ^^

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alasthor
humano
avatar

Cantidad de envíos : 21
Localización : Gotham City

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Miér Sep 24, 2008 1:15 pm

XD me esperaba otro tipo de relatos, aunque algo de Lilith siempre es bueno tenerlo...como sea, buscare algunos relatos y los posteo jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Madame Victhory
humano
avatar

Cantidad de envíos : 18

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Jue Sep 25, 2008 10:08 pm

Las Hadas de Francia.
de Alphonse Daudet.

-¡Levántese la acusada! -dijo el presidente.

Algo se movió en el horrible banquillo, y un ente informe, titubeante, se acercó y se apoyó en la baranda. Era un manojo de andrajos, rotos, remiendos, cintas, flores marchitas y plumas viejas, en medio del cual asomaba un pobre rostro ajado, curtido, arrugado, de entre cuyas arrugas surgía la malicia de dos ojillos negros, como una lagartija en la hendidura de una vieja pared.

-¿Cuál es su nombre? -le preguntaron.
-Melusina.
-¿Cómo dice?

Ella repitió gravemente:

-Melusina.

El presidente sonrió bajo su bigote de coronel de dragones, pero continuó sin pestañear.

-¿Qué edad tiene?
-No lo sé.
-¿Profesión?
-Soy hada.

Al oír esta frase, el público, el Consejo y hasta el mismo fiscal, es decir, todo el mundo, estalló en una gran carcajada; pero las risas no la turbaron, y siguió hablando con una vocecita clara y trémula, que se elevaba y mantenía en el aire como una voz de ensueño:

-¡Ay! ¿Dónde están ya las hadas de Francia? Todas han muerto, señores. Yo soy la última; no queda ninguna más que yo... Y de verdad es una pena, porque Francia era mucho más hermosa cuando aún vivían sus hadas. Nosotras éramos la poesía de nuestro pueblo, su candor, su juventud. Los lugares por donde solíamos andar, los rincones solitarios de los parques abandonados, las piedras de las fuentes, los torreones de los viejos castillos, las brumas de los estanques, las grandes landas pantanosas, recibían de nuestra presencia un poder mágico y solemne. A la luz fantástica de las leyendas se nos veía pasar por cualquier sitio, arrastrando nuestras colas en un rayo de luna o corriendo por los prados sin pisar la hierba. Los aldeanos nos apreciaban, nos veneraban.

Nuestras frentes, coronadas de perlas; nuestras varitas mágicas, nuestras ruecas encantadas, suscitaban en las ingenuas imaginaciones temor y admiración. Por eso nuestras fuentes permanecían cristalinas, y los arados se detenían en los caminos que protegíamos, y como -al ser más viejas que nadie- infundíamos respeto hacia lo que es viejo, de un extremo a otro de Francia se dejaban crecer los bosques y las piedras derrumbarse por sí mismas.

Pero el siglo ha avanzado. Se han inventado los ferrocarriles. Se han perforado túneles, cegado estanques, y se ha hecho semejante tala de árboles, que al poco tiempo nos encontramos sin saber dónde cobijarnos. Y los aldeanos han dejado poco a poco de creer en nosotras. Por la noche, cuando golpeábamos en los postigos, Robin decía: «Es el viento», y se volvía a dormir. Las mujeres hacían la colada en nuestros estanques. A partir de entonces, todo acabó para nosotras.

Como vivíamos sólo de la creencia popular, al faltar ella, nos faltó todo. La magia de nuestras varitas se esfumó, y de poderosas reinas nos convertimos en viejas arrugadas y malévolas, como las hadas olvidadas, e incluso tuvimos que ganarnos el pan con nuestras manos, que no sabían hacer gran cosa. Durante algún tiempo pudieron vernos en los bosques arrastrando haces de leña seca, o cogiendo bellotas por las orillas de los caminos. Pero los guardabosques nos perseguían y los aldeanos nos lanzaban piedras. Y entonces, como todos los pobres que no pueden ganarse la vida en el lugar donde nacieron, nos fuimos a las ciudades buscando trabajo.

Unas entraron en las fábricas de hilados; otras vendieron manzanas durante el invierno en las esquinas de los puentes, o rosarios a la puerta de las iglesias. Nosotras empujábamos carritos cargados con naranjas; ofrecíamos a los transeúntes ramitos de flores a cinco céntimos, que nadie quería; los chiquillos se reían al ver cómo nos temblaba la barbilla; los guardias nos perseguían, y los coches nos atropellaban. Además, enfermedades, privaciones, y finalmente, la sábana del hospital sobre la cara inerte... Así es como Francia ha dejado morir a todas sus hadas. Y ¡por eso ha sufrido tan duro castigo!

Sí, sí; rían cuanto quieran. Ya acaban de comprobar qué es un pueblo que carece de hadas. Ya han visto a todos esos aldeanos burlones y bien comidos abrir sus arcas del pan a los prusianos y guiarlos por los caminos. ¡Ahí lo tienen! Robin no creía en la brujería, pero tampoco creía en la patria... Si nosotras hubiéramos estado en nuestro sitio, ninguno de los alemanes que han entrado en Francia habría salido vivo. Nuestros draks, nuestros fuegos fatuos los habrían arrastrado hacia las ciénagas; en todas las claras fuentes que llevan nuestros nombres, habríamos vertido brebajes encantados que los habrían vuelto locos; y en nuestras reuniones a la luz de la luna, con una palabra mágica habríamos confundido de tal modo los caminos y los ríos, enmarañado de tal forma con zarzas y matorrales las espesuras de los bosques donde se escondían, que los ojos de gato de Moltke no habrían podido reconocerlos. Los campesinos habrían luchado. Con las hermosas flores de nuestros estanques habríamos elaborado bálsamos para los heridos; con los "hilos de la Virgen", habríamos tejido hilas; y en el campo de batalla, el soldado agonizante habría visto al hada de su aldea inclinarse sobre sus ojos a medio cerrar para mostrarle un trozo de bosque, un recodo del sendero, cualquier cosa que le recordase su tierra. Así es como se hace la guerra nacional, la guerra santa. Pero ¡ay!, en los países que ya no creen, en los países que ya no tienen hadas, una guerra así es imposible.

En este punto, la vocecita sutil se quebró un momento, y el presidente tomó la palabra:

-Bien; pero no nos ha dicho usted aún qué es lo que hacía con el petróleo que se le encontró encima cuando los soldados la detuvieron.

-Prendía fuego a París, señor -contestó la anciana con tranquilidad-. Prendía fuego a París porque lo odio, porque se burla de todo, porque él ha sido quien nos ha matado. París fue quien envió a los sabios que analizaron nuestras hermosas fuentes milagrosas y dijeron con toda exactitud la dosis de hierro que contenían y la de azufre. París se ha burlado de nosotras en los escenarios de sus teatros. Nuestros encantamientos se han convertido en meros trucos; nuestros milagros en farsas, y en nuestros carros alados han desfilado tantas fealdades envueltas en nuestras gasas rosadas a la luz de una luna simulada por bengalas, que nadie piensa ya en nosotras sin echarse a reír...

Había niños que nos conocían por nuestros nombres, nos querían aunque nos temieran un poco; pero en lugar de los bonitos libros repletos de dorados y estampas en los que aprendían nuestra historia, París les ha puesto en las manos la ciencia al alcance de los niños: gruesos libros de los que el aburrimiento se desprende como un polvillo gris que borra de los ojos infantiles nuestros palacios encantados y nuestros mágicos espejos.

¡Sí! ¡No saben qué feliz me sentía al ver cómo ardía Paris! Yo era quien dirigía las latas de las petroleras, quien las conducía de la mano a los mejores lugares: «¡Vamos, hijas mías, quémenlo todo, enciéndanlo, abrásenlo!».

-No hay duda: esta mujer está loca de remate -dijo el presidente-. ¡Que se la lleven!

Alphonse Daudet.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ammith
humano
avatar

Cantidad de envíos : 32
Edad : 30
Localización : en algun frío y solitario lugar...mentira xDD
Nombre : Daniel

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Miér Dic 31, 2008 6:19 pm

esta wenop

LA SANGRE DE LOS CONDENADOS

[size=12]Una historia inspirada en Vampiro, el juego de rol, por Daniel Pérez Espinosa


El vampiro es el señor de la noche. Ningún ser humano está a salvo cuando un vampiro ronda cerca. Es la criatura más temible de la ciudad. Su poder está más allá de las habilidades de los seres humanos. Su fuerza es la fuerza de las tinieblas, y su crueldad sólo es comparable a la fascinación que ejerce sobre las personas.

Sin embargo, pocos conocen el dolor que siente un vampiro cuando le acosa el Ansia de la sangre. Entonces una Bestia parece surgir del interior de estos seres inmortales y se apodera de sus actos y de sus pensamientos, obligándoles a matar en busca de la ansiada sangre que les mantiene con vida...

Pero menos aún conocen el vacío de alma que sienten unos pocos vampiros, sólo unos pocos, cuando saben que deberán matar para sobrevivir, para satisfacer el Ansia. Y tampoco conocen los terribles sufrimientos y remordimientos que padecen cuando recobran el control de sí mismos y se hallan con un ser humano desangrado entre sus brazos. No, esa tortura no la conocen la mayoría de las personas que saben de la existencia de los vampiros.

Estos vampiros que sufren por su terrible destino no son vástagos normales, no son aquellos seres engreídos y crueles más bestias que humanos que pueblan la noche. No, son vampiros que no pidieron ser Abrazados, que no pidieron ser traídos al Mundo de las Tinieblas, y que maldicen siempre su condición y al que se la otorgó.

Jonathan Crame es uno de ellos. Fue convertido en vampiro contra su voluntad hace casi medio siglo. Después, su creador le abandonó a su suerte. Vive solo en medio de la gran ciudad de Chicago, y cada anochecer es para él una nueva agonía, una nueva búsqueda de una respuesta que dé sentido a su existencia... o le dé una razón para morir.


Anochecía. Jonathan Crame se levantó en la oscuridad de la casa donde vivía. Se sentía débil y sabía que la Bestia se apoderaría de él si no cazaba pronto. Como tantas veces durante medio siglo, sentía escalofríos ante la idea.

Silencioso, salió a la calle. Hacía frío y estaba llena de gente que iba y venía. Crame sabía que no le veían. Su condición de vampiro le otorgaba poderes, y uno de ellos era el pasar inadvertido entre la gente, camuflado en las sombras. Pero allí, en la ruidosa calle, no estaba su presa. Crame nunca cazaba entre gente normal, sino que siempre recurría a los vagabundos que poblaban las calles; los vagabundos son personas sin ilusiones, sin futuro, y los remordimientos eran menores si accidentalmente mataba a alguno.

Pero generalmente no ocurría eso. Sólo bebía algo de su sangre y luego desaparecía, sin que nadie supiese siquiera que había estado allí.

Sumido en sus pensamientos, ante él se abrió un callejón nutrido de sucios vagabundos.

-Pobres infelices -pensó el vampiro-. Lo suyo no puede llamarse vida. Pero al menos ellos son mortales y un día abandonarán este mundo terrible.

Sus penetrantes ojos atisbaron en la oscuridad del callejón una solitaria figura tumbada al fondo, junto a la pared. Se arropaba con una sucia manta y aferraba con desconfianza su macuto, su única posesión.

Sigilosamente, como una sombra, llegó ante él. Su cuello estaba a la vista y Crame sintió en su interior cómo palpitaba su corazón, cómo el Ansia despertaba en él. Sin apenas darse cuenta sus colmillos se extendieron, preparados para la caza, y se inclinó sobre el desdichado.

Pero al sentir una presencia amenazante el vagabundo se despertó y se giró sobresaltado, y Crame pudo ver sorprendido, que se trataba de una mujer joven que le miraba aterrada, sin poder creerse lo que veía y sabiendo inconscientemente que iba a morir.

El vampiro se echó hacia atrás, asustado, con la imagen de la mirada de la mujer clavada hasta lo más profundo de su ser. A él acudieron antiguas imágenes de sufrimiento, de otra mujer con su mismo rostro que le miraba con idéntico terror y sorpresa, y luego la imagen de esa mujer muerta entre sus brazos. El sufrimiento era terrible.

La joven pareció despertar de una pesadilla. Se encontró mirando a la oscuridad, asustada, como si hubiera visto un monstruo. Pero allí no había nadie. Pensó que debía haber sido una pesadilla, pero dentro de ella una extraña sensación la inquietaba. Con un escalofrío, se arropó con su manta y volvió a dormirse aferrada a su mochila.

En el fondo del callejón, invisible entre las sombras, el vampiro miraba y sufría.


Había sido un día muy duro para Carol. Apenas había probado bocado y no había parado de andar desde que amaneció, buscando a un anticuario que pudiese identificar la extraña copa azteca por la que murió su padre.

Todos habían querido comprársela, pero sólo la ofrecían una miseria pensando que era robada.

-Estúpidos -pensaba- ellos que sabrán. Mi padre no murió por sólo 100 dólares. Y ya que estoy en la calle por culpa de esta maldita copa, he de conseguir por ella lo suficiente como para volver a vivir con dignidad.

El último anticuario que visitó, un tal Dredmon, le dio la dirección de una mujer, madam Bredén, diciendo que seguramente se la compraría por un buen precio.

Dredmon le daba escalofríos; era un tipo muy extraño, casi peor que la pesadilla que tuvo la noche anterior.

Se había hecho de noche mientras hablaba con el anticuario, y aún quedaba un largo camino hasta la casa de Madam Bredén. Cuando llevaba casi una hora andando empezó a notar una extraña sensación. Parecía como si alguien la siguiera, pero por más que miró y se aseguró no pudo ver a nadie. Aceleró su paso, asustada, apretando el macuto contra su cuerpo.

Por fin vio la casa. Era un viejo caserón de dos plantas, aislado en medio de la ciudad. Corrió hacia el portal y golpeó frenéticamente la puerta con la aldaba.

La puerta se abrió despacio, pero Carol no vio a nadie que la abriera. Aquello no le daba buena espina. Volvió a mirar hacia atrás y, tragando saliva, entró y cerró el portón tras ella. Miró hacia todas las direcciones pero no vio quién podía haber abierto la puerta.

-La he abierto yo, Carol, con el poder de mi mente. -La voz de una vieja la sobresaltó, saliendo del interior de la casa-. Ven, pasa.

Carol sintió un escalofrío. ¿Estaba ante una telequinética?

-Y una telépata, si quieres llamarme así. Pero acércate. -La mujer la estaba asustando, haciendo gala de tan extraños poderes.

Carol no se atrevió a pensar, impresionada. Entró en la habitación desde donde le había hablado, y vio un enorme salón decorado con cuadros y tapices de temas esotéricos. Al calor del fuego de una chimenea se sentaba una anciana de pelo gris y abundante maquillaje y bisutería.

La mujer se presentó:

-Soy Madam Bredén, como ya te habrá dicho Dredmon.

-E...Encantada -respondío titubeante Carol-. Mi nombre es Carol Stevenson, y venía a...

Pero la anciana la interrumpió.

-Sé a lo que vienes.

Se levantó, ansiosa, alargando las manos nerviosamente.

-Enséñamelo, venga.

Carol buscó en su mochila y extrajo una copa de oro ennegrecido, decorado con espantosos demonios. Nada más verlo, madam Bredén adelantó las manos para cogerlo, pero Carol lo apartó enseguida.

-Antes de nada, ¿cuánto me va a pagar?

-Tranquila, pequeña, te daré tanto dinero que podrás rehacer tu vida.

Casi involuntariamente Carol cedió, y la mujer cogió la copa. Parecía estar en éxtasis.

-¡Por fin! Dime, pequeña, ¿dónde lo conseguiste?

-Me la envió mi padre por correo a la universidad. -Carol recordó con tristeza las palabras de su padre- Me decía en la carta que si le pasaba algo a él que viniese a Chicago a buscar a un anticuario que se interesase por ella.

Los ojos de madam Bredén brillaron llenos de curiosidad.

-¿Cómo murió tu padre?

Carol apartó la mirada, molesta. La desesperaba hablar con alguien que leía sus pensamientos.

-Nuestra casa ardió cuando él estaba dentro. Él era mi única familia, señora Bredén, y ahora no tengo nada. Vivo en la calle desde hace semanas y vender esta copa es mi única salvación.

La vieja se agitó impaciente.

-Si, ya sé todo eso, pero lo que quiero saber es de qué murió él. ¿Viste el informe del forense?

Carol estaba realmente molesta con la falta de tacto de la mujer.

-Supongo que murió quemado. ¿Por qué me hace esa pregunta?

Pero la voz seca que la respondió no era la de Madam Bredén...

-Porque quiere saber si murió desangrado por un vampiro, niña. Y te puedo asegurar que eso es lo que hice.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ammith
humano
avatar

Cantidad de envíos : 32
Edad : 30
Localización : en algun frío y solitario lugar...mentira xDD
Nombre : Daniel

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Miér Dic 31, 2008 6:20 pm

La voz venía de la puerta del salón, donde un hombre de mirada y aspecto salvaje y cruel se relamía de placer recordando el sabor de la sangre, mientras enseñaba a las dos mujeres unos afilados y enormes colmillos.

A la mente de Carol acudieron las imágenes de la noche anterior como una danza de pesadilla. Aterrada soltó un chillido y retrocedió tropezando con los muebles. Madam Bredén sin embargo, reaccionando con desconcertante vitalidad sacó un crucifijo de plata y lo alzó frente a ella.

-¡¡Criatura de las tinieblas, por el poder de Dios y de todo lo Sagrado te conmino a que abandones este lugar y vuelvas al infierno al que perteneces!!

El crucifijo emitió un resplandor azulado y el vampiro chilló, retrocediendo unos pasos mientras de su cuerpo empezaba a salir humo. Carol se refugió detrás de un sillón ante el terrorífico espectáculo mientras madam Bredén continaba con su exhortación.

Pero entonces el vampiro pareció aúnar sus fuerzas y a mayor velocidad de la que podía captar el ojo se abalanzó sobre la vieja, clavándola sus afiladas garras en el corazón. Madam Bredén, exhalando un suspiro, cayó muerta al suelo.

Carol empezó a chillar, histérica, y el vampiro se volvió hacia ella, gruñendo.

-¡Maldita vieja! ¡Odio los crucifijos! ¡Casi me quema!

Carol, en ese momento, viendo que iba a correr la misma suerte que la mujer, sacó decisión de donde sólo había miedo y se abalanzó sobre el cadáver de la anciana, cogiendo la copa y el crucifijo y mostrándole éste al vampiro.

-¡Vete, criatura de las tinieblas! ¡Ve...vete al infierno de donde vienes!

El vampiro, sorprendido ante la reacción, se echó a reír.

-¡Niña estúpida! -La gritó, acercándose cada vez más- ¡Ese crucifijo en tus manos no es más que un trozo de metal inútil!

Carol retrocedió, deseando despertar de esa pesadilla.

-Dame el cáliz, niña, y puede que te mate sin que sientas nada.

-¡Tú mataste a mi padre! ¿Por qué? ¿Por una estúpida copa?

-Tu padre era un maldito ladrón de tumbas, y nos robó algo que era nuestro, algo que nosotros, los vampiros del Sabbath, usamos en nuestros rituales para absorber el poder de otros vampiros al beber su sangre.

El vampiro siguió acercándose a Carol hasta que la puso de espaldas a la pared. Su voz se tornó más suave, con un tono seductor...

-Esa vieja pensaba que le serviría para adquirir nuestros poderes. ¡Ja!

El vampiro pareció olfatear el aire alrededor de Carol.

-Mmmmm, el olor de tu sangre es delicioso...

Su boca se fue acercando lentamente al cuello de Carol, y sus colmillos se aprestaron a clavarse en él.

-¡No la toques, bestia inmunda!

La voz de Jonathan Crame sonó entonces terriblemente sobrenatural en la inmensa sala. El vampiro del Sabath se giró al reconocer la voz de alguien que no era humano.

Carol, petrificada por el terror, pudo reconocer en el ser que acababa de aparecer a aquél de su pesadilla. Tenía el aspecto de un hombre delgado, con pelo largo castaño y barba. Vestía una gabardina oscura y parecía que se fundía con las sombras del vano de la puerta. Sus ojos brillaban con el mayor desprecio que Carol había visto jamás. El vampiro que la amenazaba se separó lentamente de ella.

-¿Quién eres tú, que defiendes la vida de un miserable mortal? - gritó al recién llegado- ¿Acaso eres uno de esos maricas de la Camarilla?

Crame empezó a acercarse lentamente, con tal maestría que a Carol le parecía que flotaba sobre el suelo. Su mirada furibunda pero a la vez serena se clavaba en los ojos del vampiro del Sabbath.

-Yo no me asocio con vampiros, escoria. - Su voz era profunda y solemne - Suéltala.

-¿Tanto te interesa? - Contestó con desprecio el Sabbath- ¡Yo la vi primero!

-Te equivocas. Yo nunca osaría ponerle una mano encima. -Crame siguió avanzando lentamente-. Ella es mi protegida.
El salvaje vampiro pareció desconcertado ante esta respuesta, y Crame aprovechó el momento para, en lo que a Carol le pareció una ráfaga de viento negro, lanzarse sobre el otro vampiro y arrojarle a cinco metros de distancia contra una estantería.

Carol, que hacía tiempo había dejado de entender nada, reaccionó alejándose en dirección a la chimenea, pegada a la pared. Entonces miró hacia el lugar donde estaba su defensor, pero se dio cuenta de que se había vuelto a desvanecer.

El Sabath se levantó de entre los restos de madera y cristal, con varias heridas sangrantes que, para sorpresa de la chica, se cerraron enseguida.

-¡Bastardo! -Sus ojos se habían teñido de sangre, y sus venas parecían a punto de estallar- ¡Nadie golpea a Gulagh dos veces!

Enfurecido agarró el tablón de un estante y golpeó al vacío. Para sorpresa de Carol, de él salió disparado Crame, golpeado cuando éste pensaba que no le veía. Gulagh se arrojó sobre él mientras de las puntas de sus dedos salían unas afiladas garras, intentando atravesarle el corazón. Crame apenas pudo frenarlas, y ambos forcejearon en una escalofriante lucha a muerte entre dos seres sobrenaturales, mientras Carol se desesperaba sin saber qué hacer. Entonces su mano se posó sobre el atizador, calentado por el fuego de la chimenea, y juntando todo el valor que aún le quedaba corrió con él en la mano y lo clavó en el cuerpo de Gulagh.

Éste, herido por uno de los peores enemigos de los vampiros, el fuego, lanzó un alarido agónico, soltando su presa sobre Crame, el cual aprovechó la oportunidad y le empujó con todas sus fuerzas hacia el fuego de la chimenea. El cuerpo del vampiro cayó sobre los leños ardiendo, y un grito espeluznante puso fin a la existencia del vampiro.

Carol se acercó a Jonathan, que se incorporaba en ese momento.

-¿Estás bien? -Carol se debatía entre el miedo y la compasión.

Fue a ayudarle a levantarse pero al contemplar su rostro blanquecino y sus ojos fríos no pudo evitar una mueca de espanto.

-Tranquila -Crame apartó la mirada-. Los vampiros nos recuperamos enseguida.

Carol dominó su instinto de rechazo y buscó la mirada del ser que la había ayudado.

- Gracias... por... salvarme.

Sus ojos se encontraron por un instante, y Carol pudo ver una infinita angustia en los del vampiro. Éste, notando surgir de su interior el deseo de sangre, se apartó rápidamente.

Carol se sentía desconcertada.

-¿Por qué me rehuyes?

-Tú no lo entiendes -contestó Crame-. Podría matarte por tu sangre.

-Pero me has salvado... ¿Por qué ibas a hacerlo? -Carol no entendía nada.

-Los vampiros somos seres malditos, mi querida Carol. Estamos dominados por nuestra sed de sangre.

Por mucho que te aprecie, podría perder el control. Prefiero mantenerme apartado. Perdóname.

Crame empezó a alejarse lentamente, de espaldas, y su contorno empezaba a fundirse con las sombras. Pero Carol no podía aceptar esa respuesta.

-¡Espera, no te vayas! ¡Respóndeme! ¿Por qué, entonces, me has estado siguiendo y me has salvado? ¿Por qué anoche no bebiste mi sangre?

El vampiro se detuvo, asombrado de la chica hubiese recordado algo que sus poderes de vampiro deberían haber borrado de sus recuerdos. Pareció dudar durante lo que a Carol le pareció una eternidad, y finalmente respondió.

-No podía... matarte. Tú... me recuerdas a mi mujer.

A Carol le dio un vuelco el corazón. De los ojos de Crame caían lágrimas de sangre...

-¿Tienes mujer? ¿Un vampiro puede tener mujer?

-Ella murió. -El rostro de Crame cada vez se fundía más con las sombras.- Yo la maté. Fue la primera víctima de mi Ansia de sangre. Ella murió en mis brazos...

La voz del vampiro, la voz de Jonathan Crame, se fue apagando mientras su imagen desaparecía en la oscuridad. En la habitación, Carol se alegró de estar viva, y lamentó profundamente el cruel destino del vampiro...


Daniel Pérez Espinosa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cathedral
humano
avatar

Cantidad de envíos : 46
Nombre : Nicole

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Miér Ene 07, 2009 4:43 pm

x_x

que larrrrrrrgo... igual me gusto, esta bueno
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gothic Evil Doll
humano
avatar

Cantidad de envíos : 13

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Lun Ene 12, 2009 10:16 pm

jajajajajajaja

sii largo pero bueno
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Maniacal
humano
avatar

Cantidad de envíos : 41

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Mar Ene 13, 2009 3:43 pm

jajajajajaja largo X.X
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Maniacal
humano
avatar

Cantidad de envíos : 41

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Mar Ene 13, 2009 3:56 pm

Old Blood Dragon´s (Primera parte)
(By Elizabeth Suarez Sabido - http://www.relatoscortos.com )

Forjado en el fuego de la batalla, nace un vampiro como no ha existido. Por su sangre corre la sabiduría, la fiereza y la crueldad que le conceden siglos y siglos de instrucción de vampiros como: Murpni, Nosferatum, Sucubos, Nachzeher, Vlad Tepes.

Saliendo bajo su capa: Elizabeth Bathory "la condesa sanguinaria" Akasha y Volkod, siendo éste último su mejor discípulo, hasta que en una decisiva batalla fue traicionado por Volkod al convertirse al bando contrario y pasando a ser Volkodlak. Trasmitiendo al enemigo y por lo tanto los puntos débiles de su maestro y creador, fue derrotado y obligado a huir con su hija Lady-brunino. Ambos, hoy eliminados sus debilidades, luchan ferozmente hasta encontrar al causante de su única derrota, Volkodlak acabando con todo licántropo que encuentre en su paso.

A mi alrededor sólo existía una cosa, la peste de la que intentaba sobrevivir exhausta de esta lucha; me abandoné a mi suerte y esta misma fue la que me lo trajo.

Apareció cuando ya no me quedaban fuerzas, lo último que sentí fueron sus brazos sosteniéndome.

Despertando con una nueva visión, aprendí de mi hermano Volkod las enseñanzas de mi padre y creador.

Durante siglos, el mundo se rindió ante nuestros pies, hasta que en la batalla desisiva fuimos traicionados por nuestra propia sangre por Volkod, a partir de entonces conocido por Volkodlak, un vampiro transformado a licántropo.

Con mi padre derrotado, huimos a las profundidades del hades renaciendo y jurando acabar con el traidor..., y acabaré con cualquiera que quiera desafiarme...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Maniacal
humano
avatar

Cantidad de envíos : 41

MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   Mar Ene 13, 2009 3:59 pm

Old Blood Dragon´s (Segunda parte)
(By Elizabeth Suarez Sabido -
http://www.relatoscortos.com )

Han pasado siglos desde la caída del gran vampiro brunino traicionado por su propio hijo Volkod, pasando a ser un licántropo. Nos vimos forzados a ir a las mismas entrañas del hades para fortalecernos, allí encontramos a los mejores vampiros con los cuales ejecutar nuestra venganza.

Un día luchando en el hades apareció ante nosotros el antiguo Río Poneglyph que oculta una antigua leyenda, que decía que el ser capaz de controlar a un draconis se vera beneficiado de la magia, poder, y riqueza de los dragones. Por ello nos dedicamos a buscar al gran draco para hacernos con esa leyenda.

Hoy en día hemos mezclado nuestra sangre con la de los dragones, dándonos grandes poderes, fuerza y su sabiduría. Recuerda Alea Iacta est Wer King ghelo iks bellum omnium contra omne Deus Vult.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Relatos de Vampiros   

Volver arriba Ir abajo
 
Relatos de Vampiros
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Relatos eróticos creados por nuestros foreros
» El Vigilante Nocturno (Relatos de terror)
» Relatos Eróticos
» POEMAS,FRASES CELEBRES Y RELATOS VARIOS...
» Brujos, vampiros, hombres lobo... reales.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Gothic :: Escritos del silencio :: Relatos-
Cambiar a: